Prensa

Javascript is required to view this map.

El Ayuntamiento de Xirivella pone en marcha por primera vez el programa Agost Lúdic dónde menores disfrutarán de actividades deportivas, talleres y refuerzo escolar.

Esta iniciativa va dirigida a menores cuyas familias tienen escasos recursos económicos y se realizará en el centro municipal Joaquín Orero de 10 a 13h. El programa Agost Lúdic se ha podido realizar gracias a una subvención de la Conselleria de Bienestar Social.

Esta iniciativa se suma al servicio gratuito de comedor a domicilio que realizará el Ayuntamiento de Xirivella durante los meses de agosto y septiembre.

De esta forma, los niños y niñas, cuyas familias estén atravesando situaciones económicas complicadas, recibirán la comida en sus domicilios. Según recordó la concejala de servicios sociales, Begoña Cortijo, “el Ayuntamiento ofrece por segundo año consecutivo el servicio de comedor gratuito a los menores cuyas familias estén pasando momentos complicados pero este año, como novedad, llevaremos la comida a casa de los menores durante agosto y septiembre, porque consideramos que es importante que los niños coman en su entorno y rodeados de sus familias”. Además, con esta medida “evitamos que los menores salgan de sus casas a horas de máximo calor para ir a comer al comedor de un centro escolar”.

De esta forma, el Ayuntamiento de Xirivella atenderá las necesidades de alimentación básica de aquellos niños y niñas del municipio con riesgo de padecer carencia o déficit nutricional. Esta ayuda la recibirán los menores que determinen desde Servicios Sociales tras el criterio y valoración de sus técnicos.

 

El Ayuntamiento ha puesto en marcha la reparación de los baños del colegio Ramón y Cajal. Las obras se prolongarán hasta el final del verano, con el fin de que se acaben los trabajos antes de que comience el curso escolar.

Por otra parte, los daños en las vallas del colegio Cervantes ya han sido subsanados y se han tapado tras la petición de los padres que solicitaron su cubrimiento para proteger la imagen de sus hijos.

 

Como todos los días, Silvia Herráez, enfermera auxiliar del servicio de ayuda al domicilio que ofrece el Ayuntamiento de Xirivella, y Manuel Galindo, alumno del taller de empleo de asistencia sociosanitaria, acudieron al domicilio de Pepe para prepararle el desayuno y tomarle la tensión, pero esta vez llamaron al timbre y no obtuvieron respuesta.

Las alarmas se dispararon ante el silencio del anciano.

“Me mareé y finalmente, vino Silvia y Manuel, tocaron al timbre y sólo pude gritarles que no podía abrirles la puerta. Después de eso ya no me acuerdo de nada más”, explicó Pepe Tortajada, de 72 años de edad, afectado por el recuerdo de lo sucedido.

Ante la imposibilidad de acceder al piso, Manuel entró en el domicilio de una vecina y saltó por el balcón hasta la casa de Pepe, donde se encontró al anciano en el suelo, desmayado.  “Cuando llegamos al piso, empezamos a llamarlo y Pepe no contestaba, y llamamos a la vecina. Salté por el balcón, llegué al pasillo, y me encontré a Pepe inconsciente”, cuenta Galindo.

Una vez que consiguió entrar en la casa, Manuel le abrió la puerta a Silvia y entre los dos intentaron reanimarlo, llamaron al Samur, y Pepe fue trasladado al hospital.

La historia tiene final feliz, pues Pepe se ha recuperado y se encuentra ahora perfectamente.

Enrique Ortí, alcalde de Xirivella, se mostró “encantado” con la labor de Manuel y Silvia y subrayó la importancia del servicio de ayuda al domicilio impulsado por el Consistorio. “El servicio de ayuda al domicilio que tiene el Ayuntamiento atiende a más de 60 personas, con una labor callada, que nadie la conoce, pero que aquí está el resultado”.

 

La piscina municipal está siendo sometida a diferentes reparaciones. Mientras que en la misma piscina se han hecho reparaciones en el suelo y han sido sustituidas las tuberías, en los vestuarios, tanto masculinos como femeninos, se han pintado puertas y paredes, se han reparado los daños existentes en el suelo y se han sustituido los espejos por unos más resistentes. Además, los despachos han sido pintados y adecentados.

 

 

 

La brigada de obras está eliminado las barreras arquitectónicas y también ha ampliado parte de la acera de la calle del Mestre Stivi.También se ha colocado un reductor de velocidad. Estas obras responden a una petición del Consejo de Barrio.